6 minutos de tiempo de lectura (1268 palabras)

【Espondilitis Anquilosante】Trastorno Autoinmune y Degenerativo de los Tejidos

Image1_E

La espondilitis anquilosante (EA) es un extraño tipo de artritis que se caracteriza por afectar directamente las articulaciones de la columna vertebral y causar dolor e inflexibilidad en esa zona.

Hasta el momento no se le conoce cura y, por lo general, la sintomatología suele iniciar en la zona lumbar y poco a poco va extendiéndose hasta afectar el cuello o dañar las articulaciones en otras partes del cuerpo.

Es una enfermedad autoinmune y reumática, crónica y degenerativa, conocida también como "enfermedad de Bechterew".

La palabra espondilitis:

"Hace referencia a la inflamación que se genera en los huesos de la columna vertebral o vértebras. Los casos más extremos pueden dejar la columna encorvada".

La palabra anquilosante:

"Significa hueso o tejido duro fusionado".

Síntomas de espondilitis anquilosante

Por lo general, los síntomas se desarrollan lentamente durante varios meses o años. Los mismos pueden aparecer y desaparecer, y mejorar o empeorar durante muchos años.

La EA generalmente comienza a desarrollarse entre los 20 y 30 años de edad.

Los principales síntomas de espondilitis anquilosante se describen a continuación:

○ Dolor de espalda y rigidez 

Este es el síntoma principal de EA y viene acompañado por:

  • Dolor que mejora con el ejercicio, pero empeora con el descanso.
  • Dolor y rigidez que empeoran por la mañana y por la noche; el paciente puede despertarse regularmente durante la noche debido al dolor.
  • Dolor en el área alrededor de los glúteos.

○ Artritis  

Además de causar síntomas en la espalda y la columna vertebral, la EA también puede causar inflamación de las articulaciones periféricas (artritis) y en otras partes del cuerpo, como las caderas y las rodillas.

○ Entesitis  

  Es una inflamación dolorosa en la que un hueso se une a un tendón (un cordón de tejido resistente que conecta los músculos con los huesos) o un ligamento (una banda de tejido que conecta los huesos con los huesos).

Causas de espondilitis anquilosante

Existen múltiples factores que inciden en la aparición de esta enfermedad, sin embargo, parece existir un vínculo importante con un gen particular conocido como HLA-B27.

Diversos estudios han reflejado que 9 de cada 10 personas con EA, tienen un gen particular conocido como antígeno leucocitario humano B27 (HLA-B27).

Sin embargo, tener este gen no necesariamente significa que desarrollará espondilitis anquilosante, pero sí tendrá un factor de riesgo muy alto para padecer EA.

La EA puede heredarse a través del gen HLA-B27. Si tienes EA y las pruebas muestran que eres portador de este gen, existe una probabilidad de 1 en 2 de que pueda transmitir el gen a su descendencia. Se estima que entre el 5 y el 20% de los niños con este gen desarrollarán EA.

Diagnóstico de espondilitis anquilosante

El dolor de espalda asociado con la espondilitis anquilosante puede ser bastante distintivo. Por ejemplo, generalmente no mejora con el descanso y puede despertarlo durante la noche.

Las pruebas que se emplean para diagnosticar espondilitis anquilosante son:

  • Análisis de sangre para ver si hay presencia del gen HLA-B27.
  • Estudios de imagen en las regiones articulares afectadas (radiografía, resonancia magnética y ecografía).
  • Prueba genética como la GRS, (Genetic risk scoring) "puntuación de riesgo genético", identifica los riesgos de padecer espondilitis anquilosante, incluso en individuos que no han presentado síntomas.

Aunque las exploraciones a veces pueden mostrar inflamación de la columna y fusión de la columna (anquilosis), el daño a la columna no siempre se puede detectar en las primeras etapas de la espondilitis anquilosante.

Es por eso que el diagnóstico de espondilitis anquilosante a menudo es difícil. En muchos casos, confirmar un diagnóstico 100% positivo de EA, es un proceso largo que puede llevar años.

Tratamiento para controlar espondilitis anquilosante

Aunque la espondilitis anquilosante es una enfermedad que no posee cura, existen diversos medicamentos y terapias que ayudan a detener o retrasar los síntomas en la columna, aliviando el dolor y la hinchazón.

Esto, junto con el ejercicio y una dieta saludable, ayudaría al paciente a moverse mejor y evitar o empeorar su condición.

Entre el tratamiento para espondilitis anquilosante puede usarse:

○ Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) 

Por lo general, cuando una persona es diagnosticada con EA, lo primero que recomienda el especialista es que pruebe los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos.

Los AINE ayudan a calmar el dolor relacionado con EA al evitar que el cuerpo produzca sustancias químicas que causan inflamación; estas son llamadas prostaglandinas.

○ Fisioterapia y ejercicios  

Mantenerse activo puede mejorar su postura, el rango de movimiento de la columna vertebral y evitar que su columna se vuelva rígida y dolorosa.  

Tipos de fisioterapia para controlar la EA:

  • Programa de ejercicio grupal: Realizar ejercicios con otras personas que presenten la misma condición, puede ser muy útil en la recuperación de la enfermedad, así se siente acompañado y podrá escuchar consejos importantes para mejorar sus síntomas.
  • Programa de ejercicio individual: Ubicar una guía de ejercicios profesionales y adaptados para realizarlos de manera individual, bien sea en casa o en un espacio adecuado para los mismos, será muy importante como terapia de recuperación para la EA.
  • Masaje: Es de vital importancia estimular con masajes los músculos y otros tejidos blandos que pueden verse afectados con la EA. Esto ayudará en gran medida a aliviar el dolor y mejorar la dinámica de su movilidad articular activa y pasiva.
  • Hidroterapia: Los ejercicios en el agua, en una piscina tibia y poco profunda o en un baño especial de hidroterapia, son excelentes para las personas que padecen de espondilitis anquilosante, ya que, la flotabilidad del cuerpo en el agua, ayudará a disminuir la rigidez de las articulaciones afectadas.

○ Tratamientos biológicos:  

Si los síntomas no pueden ser controlados con analgésicos, ejercicio y estiramiento, se puede recomendar un medicamento contra el factor de necrosis tumoral (TNF). TNF, es una sustancia química producida por las células cuando se inflama un tejido.  

○ Secukinumab: 

Secukinumab es un medicamento producido con alta ingeniería biológica que se puede ofrecer a personas con EA que no responden a los AINE o a los tratamientos con anti-TNF.

Secukinumab bloquea una proteína inflamatoria llamada IL-17, con lo que mejora el dolor articular en los pacientes y los diversos síntomas originados por el cuadro clínico típico de la espondilitis anquilosante.

○ Corticosteroides:  

Tienen un poderoso efecto antiinflamatorio y las personas con espondilitis anquilosante pueden tomarlos en tabletas o inyecciones.

Si una articulación en particular está inflamada, se puede inyectar corticosteroides directamente, dándole descanso a la misma hasta 48 horas después de la inyección.

Por lo general, se recomienda limitar las inyecciones de corticosteroides a no más de 3 veces en un año, con al menos 3 meses de intervalo entre inyecciones en la misma articulación.

○ Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME):  

Los FARME son un tipo de medicamento alternativo que se usa a menudo para tratar otros tipos de artritis.

La única desventaja radica en que solo sirve para tratar el dolor y la inflamación en las articulaciones en áreas del cuerpo que no sean la columna vertebral.

○ Cirugía:

La mayoría de las personas con EA no necesitarán cirugía. Sin embargo, se puede recomendar una cirugía de reemplazo articular para mejorar el dolor y el movimiento en la articulación afectada, si la articulación se ha dañado gravemente.

Como recomendación adicional, no debe olvidarse mantener un seguimiento con el reumatólogo o médico de cabecera.

El especialista se asegurará de que el tratamiento funcione correctamente y, además, podrá realizar las evaluaciones físicas pertinentes para evaluar cómo está progresando la EA.
¡SUPERACIÓN PERSONAL! ante la Falta de Extremidade...
Tipos de Prótesis para Amputados 【GUÍA TOTAL 2020】
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Se el primero en enviar un comentario.
¿Ya està registrado? Ingresa Aquí
Invitado
Lunes, 10 Agosto 2020
Si desea registrarse, por favor rellene los campos de nombre de usuario y nombre.